El arte de pensar con los dedos: Taller de la escritura que piensa

0 estudiante

Existe una relación entre el pensamiento y la escritura.

Imaginemos este evento: Estamos ante un problema o una idea. Hacemos una aproximación al problema de manera muy general, bajo los ojos de una mirada que explora o escanea los datos e información que tiene enfrente.

Después empezamos a “atacar” el problema. Lanzamos varias hipótesis pensando que tal vez la solución es fácil. Nos damos cuenta que no es así, sin embargo visualizamos rutas que podrían llevarnos a un final que aún desconocemos.

Si mantenemos la calma nos percatamos que esas rutas nos pueden llevar a rutas nuevas. Este es un momento clave. Nos sentimos rebasados, desbordados. Interrumpimos para poner en papel el conjunto no definido de elementos que tenemos en la cabeza.

Diagrama, postulados, mapa mental, texto, póngasele el nombre que se quiera. Aún no resolvemos nada. Prácticamente, este es apenas el inicio: escribimos.

Ésta es la escritura que se escapa fácilmente a una tipología: la del pensamiento que escribe o la de la escritura que piensa.

Esto no es un taller o curso de ortografía y redacción. Mucho menos de géneros literarios. Su objetivo no es que escriban algún tipo de texto en particular o sigan algún método especial.

El objetivo principal de este taller tiene que ver con un ejercicio de liberación, de redención. Hay que quitarnos de encima ciertas cargas que traemos sobre nuestra espalda.

Entre el pensar y el texto escrito hay pasos, herramientas, procesos, muros, trampas… La mayoría de estos intermediarios nos acompañan desde épocas muy tempranas en el escribir. ¿Son necesarios para la escritura? ¿O eran necesarios para otro tipo de escritura que hoy ya no ocupamos? ¿Nos funcionan para escribir cartas sensacionales pero no para dar seguimiento a nuestras ideas? ¿Hay recursos que no podemos valorar porque siempre hemos vivido con ellos?

Las siguientes estrategias y técnicas se basan en muy diferentes estudios y métodos. La mayoría sustentados en diversos estudios psicológicos y fisiológicos del cerebro; otros, simplemente en la práctica de cientos de instructores en muy diversas disciplinas y artes.

El caso más claro es el método de Betty Edwards para dibujar y que ha plasmado en el libro mencionado con anterioridad. La idea es muy simple y la explico con la condición que se entienda que esto no es un curso de pedagogía o didáctica.

Para eso tenemos que olvidarlo todo, anular el tiempo y liberar la corriente del río. Es lo que Natalie Goldberg, otra autora muy versada en estos temas y de la cual hablaremos con más detalle en lecciones posteriores, llama tener “mente de principiante”. Cada vez que se escribe hay que hacerlo como si fuera la primera vez.


Déjanos tu correo para mayor información sobre este curso.

Instructor

Adolfo Ramírez Corona

Resumen profesional Responsable de la planeación, desarrollo y ejecución de proyectos y formación de equipos de trabajo desde cero en áreas de investigación y operativas. Amplio conocimiento en tecnologías de la información y comunicación. Pasión por la investigación y el estudio de la conducta humana en el amplio sentido del término, con base en hechos y datos. Especializado en la medición e investigación de audiencias y consumidores orientado a resultados para la toma de decisiones. Inteligencia y creatividad aplicada para la optimización de métodos y procesos. Áreas de experiencia: Ejecutiva y Operativa • Especialista en Medios y Audiencias • Comunicación Corporativa • Desarrollo de Sistemas y Procesos • Tecnologías de la Información y Comunicación • Autor y Productor de Contenidos • Coaching y Psicoterapia
$4,200.00